02 abr, 2020

¿El jamón y el embutido engorda?

En: Jamonarium Comentario: 0 Golpear: 2405

Como todo en la vida, si se consumen sin moderación, la respuesta es sí, pueden tener efectos desfavorables en nuestro peso y otras repercusiones para nuestro organismo. La razón no es otra que su gran contenido en grasas, en sodio y en calcio que, entre otras cosas, facilitará que retengamos líquidos y pasemos a estar hinchados. Además, aumentaran nuestra presión arterial, dañando nuestros vasos sanguíneos y en consecuencia, nuestro cerebro, corazón, hígado y ojos.

embutido engorda jamon salchichon fuet chorizo

¿Qué beneficios puede tener el embutido en nuestro organismo?

Pero no todo es malo, los embutidos de calidad también pueden ofrecer beneficios a nuestro organismo. Entre los minerales que nos proporcionan y que ayudarán a nuestro organismo a funcionar de forma adecuada, como el potasio, el fósforo, el hierro o la vitamina B12. Las mejores opciones y las más sanas son el jamón, bien sea serrano o cocido, y la pechuga de pavo. En todos estos casos no se supera el 10% de grasas totales. 

  • El jamón cocido: si es de calidad y está elaborado directamente a partir de jamones enteros. No debe haber presencia de gelatinas, harinas y aditivos.

  • El jamón curado, serrano o ibérico: también tiene un porcentaje muy bajo de grasas saturadas. Aunque puede ser muy calórico, sus ácidos grasos insaturados son muy útiles para luchar contra el colesterol. En la elección entre jamón serrano y paleta, el primero siempre tendrá menos grasas.

El resto, nos referimos al lomo, fuet, chorizo o el salchichón, deben ser consumidos de vez en cuando. No obstante, se pueden incluir en la dieta siempre y cuando estén combinados con el ejercicio físico adecuado. Recuerda que los mejores fiambres y embutidos son los que cumplen el binomio poca proporción de grasas y más cantidad de proteínas.

Dicho esto, es innegable que los embutidos están muy arraigados en nuestra gastronomía y que no suelen faltar en reuniones familiares o eventos, así que no huyas si te los ponen en bandeja ni te sientas mal por disfrutar de ellos. La calve, como siempre, está en no abusar.