18 may, 2020

Todo lo que debes saber de tu jamón ibérico está en su etiqueta

En: Jamonarium Comentario: 0 Golpear: 6927

La normativa de etiquetado del jamón ibérico se cambió para proteger y distinguir la procedencia y elaboración de los diferentes tipos de jamón, pero sobre todo para dar al consumidor una idea concreta sobre las cualidades del producto, creando un sistema de identificación concreto que te explicamos a continuación.


El precinto es la brida de plástico que lleva el jamón. Por otro lado está la etiqueta o vitola que suele estar colocada debajo del precinto.

informacion jamon iberico etiqueta raza alimentacion

En la etiqueta debe aparecer la siguiente información sobre el tipo de producto: 

  • Jamón o paleta

  • Alimentación del cerdo:

    1. Bellota.
    2. Cebo de campo.
    3. Cebo.

(Como podemos ver, la opción recebo ha dejado de existir siendo sustituida por Cebo de campo).

  • Pureza:

    1. 100% Ibérico (animales puros).
    2. Ibérico. (75% Raza Ibérica o 50% Raza Ibérica).
  • Nombre de la empresa certificadora.

Debemos comprobar que la información detallada en la etiqueta concuerda con la información que nos facilita el precinto. Estos son los tipos de etiquetas:

  • Precinto Negro: Jamón de Bellota 100% raza Ibérica.

  • Precinto Rojo: Jamón de Bellota Ibérico. Se deberá especificar si es 75% Raza Ibérica o 50% Raza Ibérica.

  • Precinto Verde: Jamón de Cebo de Campo 100% Ibérico o Jamón de Cebo de Campo Ibérico. Se deberá especificar si es 75% Raza Ibérica o 50% Raza Ibérica.

  • Precinto Blanco: Jamón de Cebo 100% Ibérico o Jamón de Cebo Ibérico. Se deberá especificar si es 75% Raza Ibérica o 50% Raza Ibérica.

A partir de ahora cuando veamos la la certificación pata negra debemos saber que sólo se puede usar si es de 100% ibérico bellota.

Actualmente se han reforzado los sistemas de control para corroborar que las etiquetas y los precintos se corresponden realmente con los productos. Este nuevo sistema de catalogación ha impulsado la conservación de la raza ibérica y del sistema de producción desarrollado en torno a la dehesa. También se ha reforzado el papel del libro genealógico, que pasa a ser la única forma de acreditar la pureza racial ibérica.

Además, la normativa legal vigente también regula cosas como las instalaciones donde se lleva a cabo la cría de los animales en cebaderos, que a partir de ahora deberán de ser de 2m² mínimo para animales de más de 110 kilogramos de peso.

En definitiva, cuando compramos una pieza de jamón o paletilla certificada estamos comprando un producto de calidad y con garantías.

Más información sobre tipos de jamones ibéricos