04 dic, 2017

¿De donde viene la costumbre de la Cesta de Navidad?

En: Jamonarium Comentario: 0 Golpear: 264

Hay costumbres que conservamos convencidos de que son típicas para esta tierra y la cultura española. Una tradición arraigada en estas fechas es la de obsequiar a clientes, empleados o amigos con una cesta llena de alimentos y bebidas. Es la famosa y esperada "Cesta de Navidad". Pero aquí conviene recalcar que la tradición de regalar una cesta con alimentos ya era conocida en época romana. La llamaban sportula porque venía en una cesta de esparto o de mimbre. Con el tiempo, la palabra sportula  se convirtió en el sinónimo de regalo o recompensa.

En diciembre, existía una sportula muy importante que coincidía con Saturnalia, en honor de Dios Saturno y que se celebraba con sacrificios y un banquete público. Esta fiesta era muy apreciada por el pueblo y se festejaba a lo largo de varios días hasta el 25 de diciembre. Durante estas fiestas, las casas se decoraban con plantas y se encendían velas. Los romanos hacían regalos a amigos y familiares, intercambiando las sportulas con olivo, laurel, higos secos y otros alimentos. El nacimiento del Sol Invictus simbolizaba el final de un período oscuro y el comienzo del período de luz, coincidiendo con el solsticio de invierno y el inicio de los días más largos.

 

¿De donde viene la costumbre de la Cesta de Navidad?

Estas celebraciones estaban tan arraigadas que la iglesia cristiana tuvo grandes problemas para acabar con estas fiestas. No hubo otro remedio que sustituir el nacimiento del dios romano Sol Invictus por el nacimiento de Jesús de Nazaret. Algunas de las costumbres anteriormente nombradas han sido adaptadas a las celebración cristiana que hoy se conoce como el Día de Navidad. Por lo tanto, la Navidad es una asimilación por parte de la iglesia de las costumbres paganas, otorgando a la figura de Jesucristo el mismo carácter simbólico de renacimiento que al Sol. Igual que antaño, hoy también estas fechas, nos animan a ofrecer regalos para mantener y reforzar  los lazos que hemos creado.

 

Dar una cesta con buenos alimentos es una práctica más antigua de lo que podría parecer. Ha cambiado de reflejar las buenas relaciones entre clase alta, media y baja en la antigua Roma a, actualmente,  ser plenamente aceptado por la sociedad. Esperamos que esta bonita costumbre se siga practicando. Todos sabemos, que la generosidad apremia.

 

 

Comentarios

Deje su comentario