25 may, 2021

Diferencias entre el Aceite de oliva y el AOVE

En: Jamonarium Visitas: 9497

No es ningún secreto: una de las joyas gastronómicas de la Dieta Mediterránea es el aceite de oliva. De hecho, diferentes estudios sobre nuestra dieta afirman que gran parte de sus beneficios se deben además de la variedad de alimentos que contiene, al consumo cotidiano de aceite de oliva.

Pero cómo ya sabrás, no todos los aceites de oliva son iguales, por eso hoy hablamos sobre lo importante que es conocer la diferencia entre un aceite de oliva, un aceite de oliva virgen y un aceite de oliva virgen extra (AOVE), cuya calidad y beneficios para tu organismo son incomparables.

¡Empezamos!

Primero, es importante saber que parte de cómo será el aceite de oliva que tenemos delante dependerá de cómo se extrae el aceite de la aceituna.

A saber, que el 30% de la pulpa de la aceituna es aceite y se suele extraer cuando se hace la recolecta del fruto. El método más tradicional para hacerlo es mediante presión, donde la aceituna se coloca en una prensa y mediante una fuerza mecánica se extrae el aceite. Esta es la técnica que mejor conserva las características del alimento, pero es un método que casi no se usa debido a su complejidad.

Otro de los métodos utilizados es a través de elementos mecánicos, pero se centra más en el centrifugado. Se tritura la aceituna para separar sus diferentes elementos de esta debido a sus diferentes densidades. Gracias a esta técnica se puede conseguir un aceite de oliva de alta calidad y es la más empleada hoy en día. 

También existe un último método que solamente se aplica en los aceites de menor calidad. Es el aceite que queda en la pulpa tras la extracción mecánica.

¿Cómo se extrae el aceite de oliva, aceite de oliva virgen y el AOVE?

El aceite de oliva virgen y virgen extra se obtienen a través de la extracción mecánica y sin usar refinado. El Aceite Virgen Extra no sobrepasa los 0.8º de acidez, por lo tanto, es el aceite de máxima calidad y su nota de cata debe ser de 6.5 o mayor. Concretamente, el AOVE se extrae a través de prensados en frio y exclusivamente de la primera prensada. 

El aceite de oliva virgen es algo peor en cuanto a calidad. Su nivel de acidez suele ser de 2º y la nota de cata cualificada será de menos de 5.5.

Para terminar, el aceite de oliva (a secas) será una mezcla entre aceite de oliva virgen y aceite de oliva refinado. (De los tres, es el de peor calidad). Al aceite de oliva refinado se le debe aplicar un sistema de refinamiento basado en la utilización de altas temperaturas, que permite eliminar las propiedades organolépticas negativas pero que también disminuirá de forma considerable su calidad. 

¿Cuales son las propiedades organolépticas del AOVE?

Se trata de características que se perciben a través de los sentidos (gusto, vista, olfato y tacto). En el caso del AOVE su baja acidez le confiere un intenso sabor afrutado, con un ligero toque ácido y un característico color verdoso. Si bien su precio es mayor que el de otros aceites de oliva, se trata sin lugar a dudas de una de las mejores inversiones que se pueden realizar en beneficio de la salud por las siguientes razones:

  • Bajo contenido en ácidos grasos poliinsaturados. Es el menos propenso a producir sustancias peligrosas para la salud, frente a la oxidación. 

  • Ayuda a disminuir el riesgo cardiovascular por su contenido en ácido oleico y antioxidantes, ya que aumenta los niveles de colesterol HDL (bueno) y disminuye los niveles de colesterol LDL (malo).

  • Por su alto contenido en antioxidantes previene el envejecimiento prematuro de la piel, así como otras enfermedades degenerativas causadas por la acción de los radicales libres.

  • Las grasas contenidas en el aceite de oliva poseen una acción antiinflamatoria en el organismo humano, lo que hace de este saludable ingrediente una ayuda complementaria para reducir el dolor articular y muscular.

  • Ejerce un efecto lubricante sobre las mucosas intestinales, por ello es una eficaz herramienta para prevenir de forma natural el estreñimiento.

  • Y, para terminar, el consumo de aceite de oliva virgen extra se ha relacionado con un menor riesgo de obesidad y diabetes tipo II.

Como ves no son pocos los beneficios del AOVE, por eso tiene la importancia que tiene en nuestra dieta habitual. Por cierto, y tú, ¿qué tipo de aceite consumes en casa normalmente?