Historia del Jamón de Jabugo: Cinco jotas 5J

La bodega Cinco jotas está ubicada en Jabugo, una localidad onubense que se ubica entre la Sierra de Aracena y los Picos de Aroche. Una zona considerada Reserva de la Biosfera de la UNESCO.

Es ahí donde nació esta marca legendaria en 1874. Ha logrado mantener una tradición viva hasta nuestros días, además de dar trabajo e impronta a varias generaciones de familias en el pueblo. 

Historia Del Jamón De Jabugo: Cinco Jotas 5J

Sus bodegas naturales disfrutan de unos veranos frescos y calurosos e inviernos secos y húmedos. Con el aprovechamiento de ventilación natural y una microflora propia, contribuye de sobremanera al largo proceso de curación de sus jamones, que cuentan con supervisión individualizada. Además, son reconocidos por ser los más exclusivos del mundo. 

La historia de los jamones de Jabugo Cinco Jotas

Desde hace siglos, los poquitos habitantes de esta tranquila localidad han cuidado del cerdo ibérico, con la finalidad de autoabastecerse. Una forma de supervivencia que se transformó en tradición y que se ha transmitido de generación en generación. 

En este contexto, Cinco jotas existe gracias a la iniciativa de Juan Rafael Sánchez Romero, que allá por el año 1879 decidió abrir el primer matadero de cerdo ibérico puro de Jabugo.

Seguramente ni él mismo se imaginaba que aquella decisión cambiaría su vida para siempre. A los 30 años de aquel paso, se unirían a él el ganadero Manuel Romero (experto en cerdo iberico) y Vicente Carvajal, comercial y distribuidor. 

Este equipo dio lugar a lo que conocemos hoy como Jamones Cinco Jotas y a la proyección de Jabugo como referencia del jamón ibérico en todo el mundo. ¿Su receta? Contar con la sabiduría de los expertos y conservar los oficios especializados para garantizar la exquisitez gastronómica. 

Y es que dentro del proceso de elaboración de un Cinco Jotas son varias las figuras que cobran especial importancia:

  • El perfilador: confirma la correcta maduración de las piezas.

  • El responsable de la salazón: determina la cantidad de sal adecuada.

  • El encargado de los secadores: mantiene el equilibrio perfecto entre humedad y temperatura. 

  • Y el maestro bodeguero: determina que un Jamón Cinco Jotas cumpla los estándares para llevar el nombre Cinco Jotas con dignidad. 

Ellos son los que dan lugar a este jamón de bellota 100 % ibérico, el auténtico «pata negra» que podrás encontrar en nuestra tienda online. 

    Deja una respuesta